Historia de la Finca

El conjunto de tierras que abarcan Las Higuerillas y las Quebradas de los Papagayos (actual Valle de La Quesera y Valle de La Cruz) fueron entregadas por merced a don Hernando Arias Velásquez en 1586.

previous arrow
next arrow
Slider

A principios del siglo XVIII, el Valle de la Quesera pasa a manos de don Agustín Escobar Castellanos. Tras sucesión familiar la obtendrá su nieta Manuela Martínez de Tineo, quien donará las tierras del Valle de la Quesera, recibidas en herencia, para asegurarles las rentas al Colegio de Educandas y al Convento de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, el 21 de julio de 1823.

En 1978 la Sala Convento de la Quesera pasa a manos de la familia López Dib, adquirida en la década del 70 en carácter de compra.

El Valle de La Quesera recoge su denominación de la actividad primordial de las industrias caseras, que se reflejaron en la producción para el abastecimiento urbano y local de los quesos, quesillos y dulces caseros.

En la actualidad se conservan dos edificios de importancia histórica y arquitectónica:

El Convento de La Quesera, construido un año después de que se otorgara la donación de Manuela Martínez de Tineo a favor de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. Cuenta con una capilla en su interior con las imágenes de la veneración de las beatas. El Convento sufrió sucesivas ampliaciones y reformas durante el paso de los años, destacándose un sector más antiguo y otro construido con materiales contemporáneos.

La Iglesia de Quesera, construida por los Jesuítas a fines del siglo XVII, con su Cementerio adjunto, donde tuviera él último auxilio el Gral. Güemes en su trayecto final hacia la Quebrada de la Horqueta.

EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Abrir chat
¡Hace tu consulta!